El Pop Muerde

Crítica con Colmillo.

Jenni Rivera

Deja un comentario

En el 2005, recuerdo haber estado en camino a Wal-Mart con mi mamá y mi hermana cuando encontré una canción muy curiosa en la radio en la que una mujer cantaba y le pedía a un hombre que la dejara ser su amante. Mi hermana me comentó que a varias de sus amigas les encantaba y era un hit. La canción en cuestión era “De Contrabando”, y la que cantaba, Jenni Rivera.

Hoy es 9 de diciembre de 2012 y el medio del espectáculo a nivel mundial está conmocionado por la trágica e inesperada muerte de La Gran Señora.  Su avión se desplomó sobre Nuevo León cuando iba rumbo al Distrito Federal para continuar con su papel de Coach en la semifinal de La Voz México. Paulina Rubio, Beto Cuevas, Perez Hilton, Gloria Estefan, LaToya Jackson y hasta gente del equipo de Justin Bieber han dado sus condolencias.

No sé si por su talento, su fama, las circunstancias de la muerte o el papel que desempeñaba en Televisa, pero me parece increíble el alcance mediático que ha obtenido el fallecimiento de la señora. A pesar de no ser el más grande fan de Jenni me siento muy triste por todo; quizás tenga que ver que he estado solo en casa casi todo el fin de semana… o a lo mejor es que tengo corazón de pollo.

El lugar que Rivera ha dejado en la música latina es irreemplazable. Tristemente, estaba en el que probablemente fue el punto más alto de su carrera que iba a continuar subiendo. Entre sus proyectos futuros se encontraba una gira junto a Paulina Rubio (eso sí prometía… Fame Kills qué), más duetos con Moderatto y probablemente más canciones buenas y llenas de poder femenino. Al irse, deja 5 hijos y un gran legado musical.

Se podrán decir muchas cosas malas de Jenni (simplemente busquen en twitter y encontrarán), pero todo eso es subjetivo. Jenni era una mujer fuerte que salió adelante a pesar de haber tenido muchísimas circunstancias en su contra: madre soltera a los 15 años, pobre, maltratada, y el simple hecho de ser mujer en un medio lleno de hombres. Su actitud, voz, presencia escénica, y sobretodo sus ovarios, la convirtieron en una estrella, ícono y ejemplo a seguir para gran cantidad de mujeres (si eso es bueno o malo, lo dejo a criterio personal).

Sé que este no es el mejor epitafio que se puede hacer y que probablemente algunos hasta se rían de mi por haber escrito esto, pero sentí la necesidad de hacerlo para poder darle la vuelta a la página y terminar mi día con tranquilidad.

Descansa en paz.

Janney Dolores Rivera Saavedra

1969 – 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s